PAN DE ARANI

ARANI, TIERRA PRÓDIGA DEL PAN

El olor a pan fresco domina una de las calles del poblado. Proviene de las panaderías del lugar, que están regado de cientos de panes y canastas; que muestran las enormes sarnas, similares a pizzas que son elaboradas con harinas de trigo y blanca, leche, queso y manteca.

El pan de Arani tiene alta demanda en Cochabamba y otras partes del país, adonde se va la mayoría de la producción diaria. La fama de este alimento ha rebasado las fronteras, porque hay “panaderos” que lo exportan a mercados de Estados Unidos y de Europa y que “están en la tarea de patentar su receta en el extranjero”.

Se dice que el agua y el viento son dos de los ingredientes para hacer este pan. Los panaderos suman uno clave, la harina de trigo preparada en los antiguos molinos de piedra que yacen en diferentes aldeas, pero sobre todo en Pocoata, una campiña colonial que se halla a cinco kilómetros al sur y que es bañada por un riachuelo que nunca se seca y que según sus habitantes tiene el agua más pura de Bolivia. Son cinco molinos en los cuales los lugareños muelen el trigo. Las aspas y maquinaria vetusta son impulsadas por la fuerza de las aguas del río que baña Pocoata. Al parecer éste es el principal secreto del pan de Arani, sus molinos y su harina de trigo.

En la panadería de Reyna Camacho, una de las 10 que existen en el municipio, los panes están en canastas. Hay gran variedad. Pero, se destacan las tortillas, las sarnas, los mama qongachi,las empanadas de queso y picantes.

El secreto del pan de Arani está en sus ingredientes: harina de trigo salida de los antiguos molinos de piedra de Pocona y Pocoata. Todos los panes se elaboran con harina de trigo y blanca, leche, quesillo y manteca. La mayoría de las panaderías aún usa leña y se las ingenia para vencer las adversidades como la falta de harina de trigo y de agua.

El pan de Arani se vende en el valle alto, la ciudad y también en otros departamentos. Incluso, se lo lleva fuera de las fronteras, donde los migrantes bolivianos difunden la fama de este pan.

La dueña de la panadería Mama Qongachi (panes gigantes), Reyna Camacho, contó que su familia mantiene una tradición que comenzó hace cinco generaciones. Explicó que “los visitantes y turistas vienen al municipio de Arani, sobre todo, por el pan tradicional, que también se utiliza como ritual para pedir la mano y casarse”.

“El nombre de Mama Qongachi significa que cuando se come el pan, que es grande, la persona va olvidando a su mamá”, contó. Al igual que el resto de las panaderías, Reyna Camacho utiliza harina del lugar. “Nuestra materia prima proviene de Pocoata, que es un cantón ubicado a cinco kilómetros de Arani, donde hay molinos de piedra, que muelen la harina de trigo con la fuerza del agua”, comentó.

El trabajo en las panaderías comienza en la madrugada “se organizan a los panaderos por grupos y se les distribuye sus tareas”, dijo Camacho. Siguió: “trabajamos en tres hornos especiales, donde se realizan distintos tipos de panes como mama qongachi, tata qongachi y los qongachi (pequeños), nuestro equipo de panaderos está formado por aproximadamente 25 personas, que se encargan de todo el preparado, amasar y hornear”.

“Las épocas en las que tenemos más trabajo es en las ferias del pan: en noviembre, agosto y en la feria del pan de choclo”. El pan de Arani tiene gran demanda en la ciudad. Existen puestos en las avenidas Pulacayo, República y en la plazuela Colón.



 

ALCALDESA

VISITANTES EN LINEA

Tenemos 32 visitantes y ningun miembro en Línea

PAN DE ARANI

VIRGEN DE LA BELLA

108623

INFORMES 2016